Coliflor gratinada

Coliflor gratinada es un plato que me encanta. La coliflor tiene un sabor agradable, deliciosamente fresco y muy crujiente. Uno de sus mejores aspectos nutritivos es el alto valor diario de vitamina C ofrece en una sola porción – un impresionante 77%.

La coliflor también es una buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo, y es una muy buena fuente de fibra, vitamina B6, ácido fólico, ácido pantoténico, 303 miligramos de potasio, y manganeso. Coliflor gratinada

La coliflor contiene numerosos fitonutrientes, como indol-3-carbinol y el sulforafano que podrían ayudar a prevenir el cáncer de próstata, ovarios, y cervical.

La coliflor es uno de muchos vegetales crucíferos, como el brócoli, la col y col rizada, y se llama así por sus tallos cruciformes. Ya sea de color blanco, morado, verde o naranja pálido, la coliflor es un vegetal increíblemente versátil y se puede utilizar cruda en bocadillos, salteada, en vinagre con cebollitas, asada en shish kebabs, e incluso procesada para imitar el puré de papa. Se mezcla bien con otros vegetales cocidos, como las zanahorias y el brócoli.

Ingredientes:

Coliflor 100 gramos

Champiñón fresco 100 gramos

Harina 10 gramos

Leche (para hacer la salsa)

Queso parmesano al gusto

Elaboración:

Cortar la coliflor en trozos grandes y cocinarla en agua

hirviendo con una pizca de sal hasta que esté blanda. Ten cuidado de no pasarte con la cocción, no queremos que la coliflor se deshaga.
Escurre bien y coloca los arbolitos en una fuente para horno y reserva. Para esta receta light usaremos una coliflor pequeña. Aparte, saltea los champiñones laminados en una sartén con aceite durante 3 o 4 minutos. Pasado este tiempo, añade la harina, sazonar con sal y pimienta al gusto y remueve todo hasta que la harina se haya integrado en el sofrito.
A continuación, vierte la leche poco a poco, sin dejar de remover y continua con la cocción hasta conseguir una salsa ligeramente espesa. Esta salsa de champiñones es la que usaremos para gratinar nuestro plato de coliflor al
horno y así evitamos usar la típica salsa bechamel que tiene muchas más calorías.
Cubre la coliflor cocida que tenemos en la fuente con la salsa y los champiñones. Para terminar, espolvorea un poco de queso rallado y cocina en el horno a 200º C. hasta que se dore por arriba, esto puede tardar entre 10-15
minutos.